miércoles, 27 de julio de 2016

Sedientos

   La primera vez, algunos, no nos damos cuenta, subimos el relato y esperamos. Vemos cómo se van sumando las visitas en forma precipitada devorando el texto. Son como palomas que bajan a comer el alimento de las palabras. Con el tiempo quizás se alejen. Nos convertiremos en sedientos desesperados, iremos a los bebederos de los otros a leer sus historias, aventuras alocadas del pensamiento, amores, mentiras, recuerdos, olvidos, explicaciones. Pero en esta digresión de lectores seducidos por el encanto del lenguaje que nos regalan los mejores, no dejemos de escribir, alguien nos leerá y tal vez, nos regale un comentario.

   

Safe Creative #1608218979447

10 comentarios:

  1. Pues por aquí me tienes Ariel, aunque en España ya es tarde y me voy ya a dormir quería pasarme por aquí a saludarte en tu casa. Estoy seguro que irán apareciendo en este blog escritos dignos de ser leídos varias veces.
    Que razón tienes en lo que nos dices en esta entrada, pues además de escribir para nosotros mismos, nunca podemos dejar de vista al lector, siempre escribimos también para ellos.
    Aunque en otras webs de literatura obtenemos mayor visibilidad y lectura, un blog es algo más nuestro, más intimo, que da su trabajo pero tiene también sus compensaciones. Me alegra verte también por éste aparte de la Red.
    Hablamos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como paloma sedienta (aunque no sé si blanca)...he acudido al llamado que dicen ustedes los argentinos...gracias al amigo Jorge estoy por aquí, y contentísima de poder seguir leyéndote. Por fortuna no te hemos perdido Ariel. Dame un poquito de tiempo para leerte con calma y desde que pueda. Un abrazo cariñoso compañero, y bienvenido seas. (Isabel)

      Eliminar
    2. Y de veras que es una gran alegría tenerte por aquí Jorge, y poder compartir mis cosas contigo. Me tomará tiempo ir armando este espacio de a poco, está muy vacío todavía, como una habitación a estrenar.
      Me alegra lo que dices de esta breve entrada, creo que escribimos para los lectores porque buscamos motivar, conmover. Es un placer también para mí que sientas que has llegado a un espacio acogedor, con la intimidad necesaria y lejos del ruido. Te mando un abrazo de bienvenida para ti.

      Eliminar
    3. Isabel, enorme alegría de tenerte por aquí. Gracias por tu bienvenida y disculpa si cometo errores con el manejo de esta herramienta. Por dios, que nunca he tenido un blog!!

      Eliminar
  2. Me das una gran alegría Ariel, pues mi marcha de Tusrelatos (tristemente accidentada) me dejaba con el mal sabor de boca de perderte de vista. Con este blog te recupero encantado, deseando descubrir esas historias cargadas de nostalgia y sentimiento.
    Con la asiduidad que pueda, me pasaré por esta tu morada, a regalarte un comentario, a cambio de uno de tus fantásticoss relatos.
    Bienvenido! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandro, en verdad tu partida ha sido accidentada, lo siento, y también con un dejo de tristeza para mí porque eres uno de los mejores.
      Será siempre bienvenida tu visita a mi sitio, el cual como verás todavía está muy desprovisto.
      Yo también estaré pasando por tu blog. Solo necesito tiempo para manejarme con esta forma nueva de comunicación.
      Te mando un gran abrazo!!

      Eliminar
  3. Hola Ariel: Bienvenido al mundo bloguero. Aunque sé que con tu talento no te va a hacer falta, te deseo mucha suerte. Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana, muchas gracias por tu bienvenida. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  5. No temas, Ariel, tus relatos son lo suficientemente atrayentes como para que acudamos sedientos a colmar nuestras ansias de beberte. Un beso.
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, no te imaginas lo contento que me he puesto al encontrar tu comentario en esta pequeña entrada que puse cuando abrí este blog. Eres muy cariñosa, te agradezco el elogio tan poético que me has dejado.
      Un beso para ti!
      Ariel

      Eliminar