martes, 5 de junio de 2018

Con la cabeza en el cielo


   "El Callejón de las once esquinas" me ha publicado un cuento de los que más quiero. Por eso se me ocurre tomar las palabras de un músico de rock argentino, y las modifico un poco para expresar el sentimiento que me embarga al observar el relato puesto en "letras de molde". Y formo una pequeña frase con esas palabras a las que me refiero: "la felicidad de la resignación". Trato de explicarme. Desde que era un pibe quise llegar a ser un "Julio Cortázar", o al menos acercarme un poco. Creo haber pensado en una locura: de ser necesario, pondría en riesgo la vida en el intento. Pero hace mucho tiempo que comprendí que solo se trataba del deseo de un adolescente, de un sueño imposible. Ahora, miro a mi alrededor, y veo a una muchedumbre de escritoras y escritores que disfrutan de la posibilidad de escribir, como lo hago yo, y me asombro gratamente, y comprendo que soy una persona tocada por la mano de la fortuna. En este momento es que se hace presente la alegría en mi corazón, por el simple hecho de haber llegado hasta aquí. Y de seguir estando en esta hermosa nube de resignación a la que llamo felicidad.

   Este relato lleva muchas auto-correcciones, no podría decir cuántas. La versión publicada es la última y tiene incorporados muchos cambios, la mayoría de ellos derivados de los comentarios que me han dejado aquí, en el blog, los cuales agradezco sinceramente porque me han sido de mucha ayuda. Y también algunos que me ha apuntado, con suma gentileza, Patricia Richmond, la editora del "Callejón", a quién agradezco todo el trabajo que pone en llevar adelante la revista.

   Además de los cuentos y relatos que son magníficos, al inicio se encontrarán con un invitado de lujo: Andrés Neuman.

   Dejo el enlace al cuento. 

18 comentarios:

  1. Querida Ariel:
    No vas a ser un Julio Cortázar porque has llegado a ser un Raúl Ariel. Has creado un mundo propio poblado de personajes únicos y maravillosos; y un estilo particular imposible de igualar. Por eso para mí estás entre los grandes. Muchas muchas felicidades y un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Ana, tu comentario me hace respirar un aire diferente y me pone muy feliz. Un beso muy grande para ti.
      Ariel

      Eliminar
  2. Si es que estás imparable, amigo Ariel. Te lo mereces sobradamente compañero.
    Un cariñoso abrazo y enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo muy lindo, Isabel, y por eso lo quiero compartir. A veces pienso que es demasiado lo que me da la vida. Un abrazo para ti, con mucho afecto.
      Ariel

      Eliminar
  3. Muchas felicidades, Ariel. Coincido con Ana en lo del estilo propio. Está presente en todos tus relatos. Tu forma de contar atrapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta, es tan lindo lo que me dices que no te imaginas. Un soplo de aire enorme que me da ánimo para seguir escribiendo con más ganas.
      Ariel

      Eliminar
  4. No puedo más que felicitarte, Ariel, además de admirarte por esa devoción que sientes por las letras.
    Un lujo poder leerte después del de encontrarte por la red.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo, un lujo de comentario el que me haces, es un orgullo para mí. Es muy bonito lo que dices y te lo agradezco mucho. Un beso!!
      Ariel

      Eliminar
  5. Enhorabuena, Raúl. Es fantástico comprobar como pasito a pasito esta vocación va consiguiendo el merecido reconocimiento que tu talento merece. Un lujo poder tenerte como compañero de este viaje. Como te ha comentado Ana, tienes un estilo muy reconocible y un entusiasmo maravilloso en cada frase de tus textos. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David!
      Si te digo que hay muchas horas de trabajo insumidas en la tarea de difundir lo que escribo, tú seguro me entenderás. Me refiero a lo que escapa a lo literario, porque eres una persona que dedica mucho tiempo a llevar adelante, por ejemplo, el concurso del tintero, que ni quiero imaginar todo lo que te demanda. También creo, que hacemos con gusto las dos cosas, escribir y difundir, aunque a decir verdad, yo preferiría dedicarme tiempo completo a lo primero (pero soy consciente que los autores independientes, si queremos avanzar, debemos hacer las dos cosas).
      Me encanta lo que me dices del estilo, que coincide con lo que dicen las otras compañeras. Ojalá yo, que estoy del otro lado del "mostrador", lo viese con tanta claridad como ustedes, seguiré trabajando y corrigiendo, y más adelante tal vez identifique mejor los componentes de esa palabra tan codiciada por mí.
      Muchas gracias por tu comentario con tanta cantidad de elogios. Me hacen mucho bien y son muy alentadores, espero no defraudarte, pondré mucho empeño en ello.
      Un fuerte abrazo, compañero!!
      Ariel

      Eliminar
  6. Te felicito Ariel, todo es obra de tu dedicación y trabajo y vas a ver que habrá más opciones y oportunidades. Coincido totalmente con el comentario de Ana Madrigal.
    Un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aliento, Mirella, espero que estés bien, es muy lindo saber de vos. Seguramente estoy recorriendo caminos que vos conocés. Demanda mucho tiempo y trabajo, aunque lo hago con gusto. Soy muy curioso y afectivo, tal vez esas cualidades me lleven por buen camino. El tiempo dirá hasta dónde se puede llegar, mientras tanto lo disfruto y lo comparto.
      Un abrazo grandote!!!
      Ariel

      Eliminar
  7. Que bueno Ariel. me pone muy feliz la trascendencia que van teniendo tus relatos. Veo que te movés en la red como pez en el agua. Naturalmente, todo implica esfuerzo, consecuencia y trabajo. De lo contrario no podrías conseguir este tipo de repercusión y reconocimiento. Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Néstor. Trato de encontrar nuevas oportunidades y meter la cabeza en todos los sitios que te ofrecen las redes, siempre buscando, y tratando de lograr un equilibrio. Siempre tratando de que no me cercene el tiempo para escribir. Un abrazo!!
      Ariel

      Eliminar
  8. En la vida siempre hay que tener una ilusión, y veo que esta ha sido la tuya desde hace mucho tiempo y que le estás dando forma a base de mucho trabajo y buen hacer. Una de tus mayores virtudes es que eres por naturaleza inconformista y ese es el camino para progresar. Conocer nuestras virtudes y nuestros defectos es clave para potenciar las primeras y limar los segundos, y en esto de escribir estamos aprendiendo hasta el último aliento.
    Enhorabuena Ariel por este momento que estás viviendo y que te ilusiona tanto, y por el reconocimiento que van recibiendo tus letras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Jorge, una mezcla de inconformismo con curiosidad y la incesante ansiedad por descubrir nuevas posibilidades sin que me las ofrezcan. Debo ser una especie de explorador que trabaja a prueba y error, sin estar seguro de las consecuencias pero con fe en cada cosa que hago. Y por supuesto con la certeza de que no hay avance o mundo nuevo por conocer, sin el tesón del trabajo. Creo que el balance da positivo por la satisfacción conseguida. La razón por la que subo a este blog lo que hago y cuento lo que me pasa a todos los compañeros, es compartir y también acercarles información para que, si así lo desean, puedan recorrer conmigo los caminos que voy transitando.
      Y, como tú dices, amigo Jorge, siempre con la lámpara de la ilusión encendida.
      Te mando un gran abrazo, compañero.
      Ariel

      Eliminar
  9. Enhorabuena Arie!, he releído el relato y me ha vuelto a encatar! el como describes los sentimientos de cada uno de los personajes, el como los "sujetas" a ese ambiente qeu a veces llega a ser asfixinate, el como marcas los tempos,... En fin, ya sabes lo mucho que me gusta como escribes, así que no me extraña nada este nuevo reconocimiento en forma de publicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me alegra que hayas vuelto a leer el relato! Porque de veras está cambiado, no en su esencia, pero sí creo que lo he mejorado en muchos aspectos. Te agradezco mucho todo lo que me dices, Antonio, porque no eres un lector cualquiera, sabes que yo también aprecio tu prosa y tu sensibilidad estética. Dale un gran abrazo a Norte, ese viajero impenitente.
      Ariel

      Eliminar