miércoles, 27 de julio de 2016

Sedientos

   La primera vez, algunos, no nos damos cuenta, subimos el relato y esperamos. Vemos cómo se van sumando las visitas en forma precipitada devorando el texto. Son como palomas que bajan a comer el alimento de las palabras. Con el tiempo quizás se alejen. Nos convertiremos en sedientos desesperados, iremos a los bebederos de los otros a leer sus historias, aventuras alocadas del pensamiento, amores, mentiras, recuerdos, olvidos, explicaciones. Pero en esta digresión de lectores seducidos por el encanto del lenguaje que nos regalan los mejores, no dejemos de escribir, alguien nos leerá y tal vez, nos regale un comentario.

   

Safe Creative #1608218979447